FSC

Auxiela, Valeria, Rachel e Isabela: La generación femenina en formación

 

En Costa Rica, se conoce que una cantidad de chicas con menos de 12 años de edad son practicantes del deporte de la tabla; sin embargo, no es un número tan alto que se miden en la competencia.

Hoy, el Circuito Nacional de nuestro país cuenta con cuatro aspirantes de esta categoría en donde se empieza a respaldar el futuro nacional en esta división: la femenina.

Aun así que dos de las cuatro participantes, son residentes de zonas no costeras, las ganas de estar en el agua y adaptarse a la competencia, las hace verse cada vez mejor y en muy poco tiempo.

En su respectiva categoría, la sub 12, las ticas Auxiela Ryan Castillo de Puerto Viejo, Rachel Agüero de Alajuela, Isabela Pino de San José y Valeria Ojeda de Jaco, luchan torneo tras torneo con el fin de ganarse un espacio en el surfing nacional. Y que su nombre suene cada vez más.

La primera chica que presentaremos es de la zona de Limón, específicamente de playa Cocles.

Auxelia Ryan Castillo con doce años de edad y seis en la disciplina, se inspiró en este deporte después de ver a su hermano mayor, Mickey, practicarlo. En uno de sus cumpleaños, nos contó como la sorpresa de recibir como regalo una lección de surf, cambiaría su vida deportiva de ahí en adelante.

“Llevo varios años compitiendo en el Circuito Nacional, pero de correrlo de manera completa desde el año pasado. El nivel lo veo cada vez más alto y hay que entrenar fuerte. En esta categoría las chicas son bastante buenas, pero siento que podría haber más competidoras y las insto a sumarse a la competencia ya que es muy bueno para aumentar el nivel aún más”, nos dijo Auxiela.

 

Otra chica de esta categoría es oriunda de la capital costarricense, de Santana específicamente. Ella nos cuenta cómo haberse inspirado en el surf gracias a la película “Soul Surfer” basada en la historia de la reconocida surfista internacional, Bethany Hamilton, cambió su motivación para bien.

Les hablamos de Isabela Pino Mora quien a sus siete años de edad y cuatro en el surf, ha tenido un crecimiento importante. Este año decidió sumarse a la competencia del Circuito Nacional.

Según nos comenta su padre, Manfred Pino, Isabela después de ver la película, le pedía surfear. Para él, la inspiración vino con la película. Ahí mismo tomó la decisión de regalarle una lección de surf con Alejandro Monge, para que surfeara su primera ola y también que “la revolcará una olita”, con el fin de perderle el miedo al mar.

Para Isabela, su ilusión por competir viene con la admiración a la surfista nacional, Leilani McGonagle, ella desea emular su carrera y pese a no vivir en la playa Pino hace el esfuerzo de levantarse cuatro veces a la semana para realizar ejercicios que ayuden al equilibrio y mejoren poco a poco el rendimiento de la deportista.

 

Un tercer talento de la categoría es la Alajuelense, Rachel Agüero Cabezas, que se unió al deporte de tabla gracias a su padre que comparte esta pasión por las olas, para Rachel todo inició como un pasatiempo, pero debido a su amor por el deporte y a su espíritu competitivo, decidió sumarse a la competencia nacional.

Agüero tiene once años de edad y con dos de practicar surf, considera que ha sido una experiencia maravillosa. Dice además que llevar el estudio y el deporte a la vez, no es sencillo, pero recibe los días viernes libres y puede visitar las zonas costeras para practicar la disciplina.

“Empecé en el surf gracias a mi papá ya que el empezó a surfear, él me ayudo a realizarlo y me gustó mucho, luego vi que no habían muchas chicas en la categoría y decidí intentarlo.  Ha sido una gran experiencia, ya que el surf te enseña muchas cosas y la competencia es difícil pero muy bonita”, dijo Rachel.

 

Y finalmente, la talentosa Valeria Ojeda. Una niña Venezolana pero residente en playa de Jacó hace ya dos años. Ojeda posee una historia bastante interesante ya que muy niña vivió con su madre en el área de Florida, Estados Unidos.  Aprovechaba sus viajes de vacaciones a Venezuela donde su padre para practicar el surfing que tanto le llamaba la atención.

Esto lo realizó por varios años como un pasatiempo hasta que empezaron las competencias. La familia Ojeda tiene dos años de vivir en nuestro país y se han dedicado a buscar un desarrollo adecuado en el surfing de la niña visitando diversos “spots” y compitiendo desde  hace dos años en el Circuito Nacional que según el padre de la niña, observan como un Circuito de gran proyección, tanto a nivel de Centroamericano como en Suramérica.

“Este circuito es muy importante ya que funciona como un importante impulsador de nuevos talentos, el nivel competitivo es sumamente alto además de poseer un capital humano muy alto en formación de nuevos talentos y esto desde luego ayuda en todas las etapas de la industria del surf”, contó Bob Ojeda, padre de Valeria.

Esta chica de solo doce años de edad realiza sus estudios en línea, con el fin de poder dedicar más horas al surfing.

Le gusta este artículo? Compártelo!

Acerca del Autor

Deja una Respuesta